jueves, 25 de septiembre de 2014

LA MARISCAL ZONA ROSA MULTICULTURAL




Por Fernando Sánchez Muñoz, cronista


Sector cosmopolita con gran variedad de servicios turísticos, 
fue en su inicio un apacible barrio de Quito.

En 1937 la Caja de Pensiones, hoy IESS, construyó para sus afiliados 320 casas ubicadas en La Mariscal: dos hileras de edificaciones de estilo inglés, otro grupo  estilo renacentista y viviendas con dos departamentos.  Fueron ocupadas por familias acomodadas que antes habitaron el Quito colonial.

En la actualidad, es conocido como “la zona”, centro de entretenimiento quiteño multicultural, en el que  trabajan  inmigrantes regulares e irregulares de Colombia, Perú, Cuba, República Dominicana, Pakistán, India, Irán, Nigeria, Estados Unidos, Europa, entre otros.  En sus calles y plazas hay turistas y mochileros de Latinoamérica, Estados Unidos, Europa y otros países. 

Su ubicación estratégica y la diversidad de servicios: 708 restaurantes de gastronomía mundial, 120 agencias de viajes, 90 hostales y pensiones, 72  discotecas, hoteles y cientos de actividades comerciales; le convierte  en sitio sugestivo  y divertido para el turista. Camuflado conviven la venta de drogas, prostitución y delincuencia, aunque esta última se reconoce que ha disminuido por acción de las autoridades correspondientes.

Selma Merino, emprendedora ecuatoriana y administradora de un hostal dijo “la participación ciudadana organizada del sector, jugó un papel importante para el ordenamiento y control de La Mariscal, logrando la creación de la Administración Especial Turística La Mariscal, dependencia del Municipio de Quito, que funciona en la zona”. 

Queda por definir  la calidad de los servicios turísticos y esto contempla: ¿qué quieren que sea  La Mariscal? y ¿cómo le quieren ver? La respuesta tendrá que venir de sus propios habitantes, en coordinación con el Municipio y las autoridades nacionales.

                                                                                   
                                       


                                           

                               

                                                           


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada